Se acerca el verano y de seguro muchas deseamos perder todos los kilitos extras que conseguimos durante el año. Es cierto que una buena alimentación se compone por hábitos, de nada sirve empezar una dieta milagro de 8 semanas, para que luego vuelvas a tu anterior desbalance nutricional y vida sedentaria.

Es importante que antes de comenzar una dieta o estilo de vida, te preguntes y respondas con sinceridad, si podrás mantenerla por más de 6 meses, porque es más fácil adherirte a un estilo de vida que te guste, alimentos que te agraden y algún deporte que te fascine.

Una vez claro este principio, debemos reconocer que todo cambio genera rechazo al inicio, corregir tus hábitos, cambiar elecciones, incorporar un nuevo y saludable estilo de vida. Porque de ello hablamos, si realmente quieres mantener resultados de forma permanentes y sin considerar el temible efecto rebote, de lo cual hay mucha confusión al respecto, de igual forma deberás añadir a tu vida hábitos permanentes, por supuesto saludables.

Bajar peso de forma sostenible

Aunque el tiempo que te tome alcanzar tus resultados es relativo y depende muchos factores independientes en cada organismo, como índice de grasa corporal, edad, nivel de actitud física, adaptación metabólica, etcétera. Hay una norma que se aplica para todos, tus resultados están estrechamente ligados a tu voluntad para hacer las cosas. Es decir, si deseamos bajar de peso de forma sostenida y nunca más recuperarlo, siempre deberás mantenerte motivada y respetando el proceso. ¿Cómo logramos eso? Siguiendo hábitos saludables que te gusten y no sean impuestos.

Bueno, luego te dar una pequeña introducción para que tengas una mirada más amplia del tema, te daremos algunos consejos para alcanzar la ansiada figura bonita que todas deseamos lucir en verano. Sin embargo, como te comentamos, el tiempo es relativo para cada una, depende de ti y tu fisionomía.


Más rápido no es mejor

Mas rapido no es mejor

Seguir estrictas dietas que nos restrinjan de alimentos la mayor parte del día, buscando resultados rápidos, no es la mejor opción, al contrario, es una elección fatal para tu salud. El hecho que pierdes una cantidad determinada de peso en 1 semana, por ejemplo: 3 kilogramos, no quiere decir que perderás lo mismo cada semana y en un mes conseguirás tu figura ideal.

En primer lugar, lo que conocemos como “peso” que observamos en la báscula, no es completamente grasa, es un compuesto de líquidos, masa muscular, huesos, tejido adiposo, etcétera. Nuestra meta debe ser enfocarnos en eliminar el tejido adiposo, no perder masa muscular privándonos de alimentos.

El tejido adiposo, conocido como la grasa subcutánea que se encuentra debajo de la piel no se pierde de forma record, el proceso debe ser lento y controlado, siempre procurando situarnos en los niveles saludables.

Cambiar por completo es estilo de vida, beber abundante agua, reducir el consumo de azucares y sal, elegir de manera sensata e inteligente nuestros alimentos, dormir lo suficiente, son los primeros consejos para empezar con ese proceso de perdida de grasa de manera sostenida.


Elegir y realizar alguna actividad física que nos guste

Bajar peso de forma sostenible

Si tengo que resumirlo en pocas palabras, debes moverte más. Hay muchas opciones y todas cuentan, pero asegúrate de elegir algún deporte o actividad física que te guste, que puedes mantenerlo, que te enamores todos los días de ella y que si es posible lo practiques por el resto de tu vida.

En la actualidad, los estilos de vida sedentarios dificultan esta tarea. Pero debes comprender que siempre es tu decisión, eres tú quien elijes qué hacer y cómo hacerlo, pequeñas iniciativas como caminar un poco más, utilizar las escaleras en lugar de ascensores, pueden contribuir enormemente en tus objetivos.


La grasa no se quema, se oxida

Bajar peso de forma sostenible

Siempre hemos escuchado la referencia de que la grasa se quema, es decir, mientras más sudemos, más grasa perderemos. Si esto funcionará así, con acudir al sauna un par de veces a la semana bastaría, pero no es el caso. La tarea de eliminar el tejido adiposo del cuerpo es mucho más amplia de lo que creemos.

Para comenzar, debemos utilizar esa grasa que deseamos atacar como fuente de energía, movilizarla, transportarla a la sangre y tomarla como combustible energético. ¿Cómo logramos eso? Para que esto suceda tenemos que realizar una actividad física moderada cuando nos encontramos con niveles bajos de insulina y glucógeno muscular. ¿Cuándo pasa esto? Generalmente cuando nos encontramos en ayunas, después de despertarnos, justo en ese momento es cuando nuestro cuerpo se encuentra más susceptible a oxidar la grasa, aprovechémoslo. Eso sí, al decir actividad física moderada, me refiero a trotes ligeros, rutinas controladas en casa, aeróbicos, bailes, etcétera.

Es importante no pretender realizar algún entrenamiento de mucha intensidad, porque lograremos efectos adversos, al contrario de eliminar grasa, usaremos otras fuentes de energía, como son los músculos y proteínas, lo cual sería perjudicial para nuestros objetivos.


Sé paciente y disfruta el proceso

Bajar peso de forma sostenible

Como te hemos dicho, el tiempo es relativo en cada persona y depende de muchos factores, describirlos tomarían otro artículo. Lo que si debes aprender es a disfrutar el proceso, a sentirte orgullosa por el cambio que estás implementando en tu vida, la satisfacción de elegir alimentos más saludables, el bienestar de saber que no sigues los patrones de la mayoría de personas y que te preocupas por tu imagen personal. La sensación de romper el esquema y buscar la mejor versión de ti misma.

Muchas personas dicen que las personas que cuidan su imagen personal lo hacen por estética o vanidad, en realidad casi todos empiezan con dichos requerimientos, sin embargo, a medida que pase el tiempo, te darás cuenta que un cambio físico implica mucho más que cualidades superficiales, es un autoconocimiento de ti misma, renovar tu voluntad todos los días, disciplina y energía que podrás incorporar a todos los ámbitos de tu vida.


Bebe más agua y dile sí a todo lo verde

Sabemos de memoria el hincapié que todo el mundo hace por tomar mucha más agua, pero ¿en realidad lo hacemos? ¿sabes cuánta agua tomas en todo el día? Siempre decimos que ese no es un problema, que se soluciona tomando agua y punto, pero a muchas personas les cuesta esta obviedad. No me refiero a juguitos rehidratantes, ni el caldito de la sopa o variados, me refiero al agua pura. Si bien dicen que 3 litros u ocho vasos al día es lo recomendable, al inicio con que cada día consumas más agua pura de la habitual será suficiente, de esa manera aumentaras su consumo de forma gradual.

Bajar peso de forma sostenible

De igual forma, el verde debe ser tu color preferido. No es casualidad que las verduras, vegetales y frutas sean verdes. Todos los días elige alimentos verdes en tu plato de comida, es un gran tip.

Bajar peso de forma sostenible


Sonríe más

Aunque lo subestimes, sonreír más, rebosar alegría y procurar siempre estar feliz tiene un impacto maravilloso en nuestra salud y también ayuda en el proceso de perdida de grasa. Cuando sonreímos liberamos hormonas de felicidad como son: la adrenalina, noradrenalina. Estas sustancias segregadas combaten el estrés y dan a nuestro organismo una sensación de bienestar que será muy útil para alcanzar tus objetivos.

Por el contrario, si llevamos una vida estresante, cansada y fatigada, existe una hormona llamada cortisol que se elevará e inhibirá el proceso de oxidación de grasas.

Bajar peso de forma sostenible

Así que ya sabes, lleva a todos lados una gran sonrisa.


Existen muchas formas de alcanzar la ansiada figura bonita, pero no debemos apresurarnos, es mejor elegir hábitos saludables que podemos afianzar en nuestras vidas, en lugar de recurrir a medidas desesperadas y las peligrosas dietas milagro. Como todo en la vida, para que sea sostenible, debes disfrutar el proceso.

También te puede interesar:

Deportes para conseguir un cuerpo ideal.

Adelgaza con frutas milagrosas.