Así como los modales, la actitud y los estilos de vestidos cambian con el tiempo, así cambia también el concepto de lo que significa ser una dama. Si bien el término puede parecer anticuado, hay algunos aspectos en el comportamiento de una dama que no cambian: la elegancia, la amabilidad y el respeto a una misma y a los demás. Siempre es bueno dar a relucir tus modales, recuerda que tus actitudes hablan mucho acerca de ti, así que trata de estar a la altura de las situaciones.

En esta oportunidad te daremos algunos consejos para convertirte en una verdadera dama.

Compórtate como una dama


1.- Presenta a la gente.

Si estas conversando con alguien y otra persona se aproxima, presenta a la persona con la que estabas conversando primero con la que acaba de llegar.

  • En el mundo de los negocios, el orden de presentación depende del nivel de importancia de la persona. En otras palabras, depende del puesto en la compañía, por ejemplo, debes presentar primero a la persona con mayor importancia a la persona con menos importancia, y viceversa. Recuerda que el cliente siempre tiene mayor importancia, independientemente de su título.
  • Agrega algunos detalles sobre la persona que vas a presentar, cuando sea posible. En lugar de eso solo preséntalo por el nombre, también menciona su título o cómo lo conociste.

2.- Di por favor y gracias.

Aunque suena a cliché, olvidar decirlo (incluso por accidente) se notará y se verá de mala educación.

  • Decir “gracias” en cualquier momento funciona a tu favor, demostrará que aprecias a esa persona.
  • Siempre agradece al anfitrión luego de asistir a una fiesta o cualquier ocasión especial en su casa. Considera enviar un mensaje de texto, llamada o correo electrónico agradeciéndole.
  • Siempre agradécele a alguien si te regala algo. Tal vez quieras considerar escribirle a la persona, agradeciéndole.
  • No abuses de las palabras por favor y gracias. Usarlas excesivamente puede perder su significado y hacerte parecer débil. Por ejemplo, si un mesero saca tu silla para que te sientes , dobla una servilleta y luego te sirve agua en tu vaso, entonces agradécele al final, no después de cada acción.
  • Agrega detalles cuando le agradezcas a otros. En lugar de solo decir gracias a un amigo por ayudarte con un problema dile: “Muchas gracias por ser tan comprensivo. De verdad significa mucho para mi”. Así parecerás más sincero.

3.- Debes saber cuando decir no.

Ser amable no significa ser pasiva y dejar que los demás se aprovechen de ti. Es importante aprender a decir no amablemente.

  • Si alguien te ofrece alcohol o un cigarrillo y no estás interesada, entonces agradécele a la persona amablemente y rechaza la oferta. Aceptarla en contra de tu voluntad dará la impresión de que fácilmente te impresionas.
  • Del mismo modo, si un hombre intenta molestarte o se pone físicamente agresivo contigo, entonces defiéndete y dile que se aparte de ti. Si es necesario, busca ayuda.

4.- Edúcate.

Una dama es elocuente y sabe cómo llevar una conversación. Para lograrlo, deberás leer mucho y mantenerse al día con los sucesos actuales. Esto no necesariamente requiere de una buena educación, aunque alcanzar el máximo nivel de educación que puedas tener será una gran ventaja.

  • Si no estás inscrita en una escuela, entonces busca otras alternativas para educarte. Lee muchos libros, lee las noticias, asiste a seminarios o debates.
  • Gracias a Internet, mucha gente tiene acceso a artículos académicos de diferentes temas y estos están al alcance de un click.
  • Muchos campus universitarios permiten que las personas escuchen las clases sin recibir ningún crédito académico. Sin embargo, consúltalo con la universidad antes de aparecer en clases.

5.- Ten buena postura.

Pararse y sentarse derechas son señales de una verdadera dama. Como bono extra, tener buena postura es bueno para la espalda y fortalecerá el torso. necesitarás un poco de práctica para acostumbrarse, especialmente  si sueles encorvarte. Mantener siempre una buena postura te dará clase en cualquier lugar que te encuentres, recuerda que tus actitudes y poses son lo que mejor hablan de ti.

6.- Sé respetuosa con los demás.

Ser una dama no es solo cuestión de imagen o comportamientos perfectos, sino también de ser una buena persona.

  • Cuando converses con otra persona dale toda tu atención. Esto le demostrará que eres amable y hará que la conversación sea más estimulante para ambas partes.
  • No interrumpas a los demás cuando hablen.
  • Ofrece tu ayuda a aquellos que lo necesitan. Podría ser un simple acto de querer ayudar a otra persona como un anciano o algo más generoso como ser voluntaria en un refugio para desamparados o para animales.

7.- Sé encantadora.

Una verdadera dama no solo se sienta calladamente mientras el mundo gira a su alrededor. Ella participa con la gente, mantiene conversaciones estimulantes y coquetea sutilmente.

  • Si no sabes como ser encantadora, empieza por sonreír más a menudo con la gente con la que conversas y dale cumplidos a los demás. Personaliza tus cumplidos, por ejemplo, en lugar de halagar los zapatos de alguien, dile que tiene un gusto por la moda impecable.

8.- No digas malas palabras, no comas ni bebas en exceso.

Para ser una dama hay que tener auto control y voluntad, y cada una de estas actividades son prueba de ello. Si bien es cierto que el hecho de hablar malas palabras ya es algo un poco desagradable, sobretodo en las mujeres, evita también por más hambre que tengas o por tan buena que este la comida, come lo necesario y no estés andando por ahí pidiendo repetición del plato que ya te comiste, come tranquila y despacio, esto realmente haría una dama.

9.- Se respetuosa cuando visites el hogar de otras personas.

Si te invitan a una casa, deja que el anfitrión te diga dónde debes sentarte, donde dejar tu bolso. No te quites los zapatos ni nada por el estilo.

  • Recuerda que algunas personas son más protectoras del ambiente de su hogar que otras.

10.- Abre la puerta a los demás.

No importa si eres hombre o mujer, ofrecerte a abrir la puerta a los demás es señal de respeto y amistad.

11.- Mantente calmada y evita alterarte si estás enojada.

Mantén la calma y controla la situación racionalmente. Esto evitará que digas o hagas cosas en el calor del momento que lamentarás luego.

También puede interesarte:

Siempre necesitamos escuchar lo que significamos para alguien.

El arte de mentirse a uno mismo.

Siempre hay una mejor opción.