A lo largo del tiempo , poco a poco y silenciosamente las mujeres han ido tomando protagonismo en toda actividad que realizan, ya no es sorprendente ver hoy en día a mujeres líderes, capaces de llevar consigo la responsabilidad de afrontar un reto y poder sacarlo adelante con un éxito tremendo.

¿Porqué sucede esto?

Quizá esa forma tan particular de pensar de las mujeres emprendedoras, tiene que ver con su naturaleza. El diseño de su cuerpo está armado para producir vida. Su estructura de pensamiento prepara a la mujer para asumir cambios continuos en su vida sin perder el paso.

Esto les da a diferencia de los varones, un sentimiento único de responsabilidad y compromiso que está ligado a la vida diaria. Durante el embarazo, la mujer experimenta cambios en su cuerpo constantemente, observa con detenimiento como su vientre va creciendo a medida que el embrión va tomando forma. Ese aumento de tamaño requiere ajustes continuos en el vestido, en el calzado, e incluso en la posición que asumen al momento de dormir. La mujer no piensa en el día del alumbramiento como uno de angustia, lo visualiza como un día de dicha, que será único e incomparable con los vividos anteriormente.

En la medida en que describo el proceso del embarazo, pienso en como ese hecho maravilloso prepara a la mujer para ser mejor empresaria que el hombre, y ¿cómo es que sucede esto? Simple y sencillo cuando la mujer asume la decisión de ser madre, no sólo asume el compromiso de cuidar su salud, su forma de alimentarse y hasta de cambiar algunos hábitos en su vida para llevar un embarazo a la altura de la situación, sino que asume esta responsabilidad sabiendo y teniendo en cuenta que cualquier decisión que tome influirá  también en la concepción de esa nueva vida.

En conclusión podemos decir que por naturaleza y facilidad de adaptación que posee la mujer, está mejor preparada que el hombre para asumir la responsabilidad de una empresa. Si analizamos bien lo leído en el párrafo anterior podríamos decir también que cuando una mujer decide algo, por más difícil que se torne el camino no perderá de vista el objetivo final, y si es necesario adecuarse al cambio constante del mundo empresarial, sabrá hacerlo sabiamente, sin alterar sus resultados finales.

Una vez que establecemos un emprendimiento debemos ser cuidadosos, formándolo a través del tiempo y todo eso necesita de nuestra presencia continua para poder crecer de acuerdo a nuestros valores y a lo que hemos soñado desde el inicio. Es la misma formación que la mujer provee al recién nacido y eventualmente, el troquelado que dará forma a la personalidad del ser que ha traído a la luz

.Embarazo

¿Cuándo fue que la mujer cambió tanto?

Si nos remontamos un poco a la historia de la mujer, y a la evolución que han tenido a lo largo del tiempo podemos observar que durante la segunda guerra mundial y anteriormente, la mujer no era considerada un elemento productivo, sino que se ocupaba simplemente de las tareas domésticas, mientras que los hombres y los niños se dedicaban a trabajar, pero durante la segunda guerra mundial se produjo un cambio muy significativo, ya que los hombres debían pelear en los frentes, las mujeres debían hacerse cargo de sus huertas, ya que en aquella época la población subsistía gracias a la ganadería y a las huertas que tenían en  sus casas. A partir de ahí es cuando se comienza a hablar de la mujer como un “elemento productivo”.

El papel de la mujer en esa época fue decisivo en la sociedad, y una vez terminada la guerra, la mujer no retomó sus labores en casa, sino que se incorporó al mercado laboral, lo que provocó un gran giro en la sociedad, ya que esto suponía un salario más en la familia, de esta forma se va fomentando el desarrollo económico y la creación de nuevos puestos de trabajo, es en ese momento en que se fomentan una serie de fenómenos como el comunismo, el cual antes era impensable debido a la pobreza, y todo esto genera el estado del Bienestar.

La mujer ha tenido un papel muy importante casi siempre, a lo largo del tiempo, y las decisiones, y responsabilidades que les ha tocado asumir , siempre las han sabido afrontar de la mejor manera. Ellas siempre han sido creadoras de sus oportunidades y consecuentes con sus decisiones, pareciera que hay un patrón  en sus acciones o algo que las hace llegar al éxito de una manera tan sencillaCompromiso“.

Y es que el compromiso lo han asumido siempre, desde Eva, hasta la última mujer que exista, siempre será una característica vital en ellas y a diferencia del varón, sus fuerzas parecen no acabarse y hasta muchas veces sobrepasan sus límites con tal de lograr sus objetivos.

mujeres

¿Porqué son más felices las mujeres emprendedoras?

Las mujeres saben que tener un negocio se convierte en algo que amarán con todas sus fuerzas y, aunque el camino no siempre es fácil, vale la pena vivir cada minuto de esa aventura. Ser emprendedora le mostrará lo poderosa que puede llegar a ser y la capacidad que tiene de hacer realidad lo que antes era sólo un sueño. Tener un negocio propio que ama le mostrará que los límites están solo en la mente y que merece todo aquello que desea, solamente y por el simple hecho de ser quien es: una mujer plena, con pasión y propósito.

Es por eso que la felicidad de una mujer emprendedora va mas haya de una meta lograda, es la construcción diaria de su motivación personal, es abrir la puerta a un mundo donde puedan sentirse realizadas y donde puedan tener el control de cada una de las decisiones que puedan tomar.

Una mujer emprendedora es mas feliz, porque tiene el compromiso de tener que serlo sin importar que se presente en su camino.

Portrait of attractive young woman showing a thumbs up on white background

Consejo para la mujer emprendedora

Ciertamente, el soñar con la posibilidad de establecer un emprendimiento o idea de negocio es el combustible que mantendrá la llama encendida a través del tiempo. Es la fuerza que te permitirá remontar los obstáculos más difíciles. sin embargo una actitud mental positiva te proveerá de la alegría y la confianza que te harán saltar de tu cama para ir en busca de tus sueños. Finalmente alimenta la esperanza, aportándole fe y deseos de un mejor futuro.

” Y llega el día en que el riesgo que representaba permanecer encerrada en el capullo, era más doloroso que el riesgo de florecer”

-Anais Nin