¿Qué dicta la sociedad respecto a una señorita?

En fiestas o en casa, puedo ser ambas

“Que una señorita debe oler a perfume y no a licor”, “que alguna chica que conoces en una fiesta es una que no vale la pena”. Hemos leído esto en estados de Facebook y conversiones de chicos e incluso chicas. Sin embargo, nunca tratamos de analizar estas expresiones y reflexionar como mujeres, cuál de estas podemos ser, de las que va de fiesta en fiesta o de las que se queda en casa.

Mujer, te hago una pregunta: ¿Nunca fuiste a una fiesta? Posiblemente sí lo hayas hecho.

Podemos decir que eres de tu casa por el hecho de nunca salir o inclinarte a la lista de chicas “fiesteras” como han decidido categorizar algunos varones y lamentablemente también mujeres.

¿Qué debe ser una señorita?

Lo primero que se viene a la cabeza, refiriéndome a la mayoría,  al conceptualizar a una señorita de su casa. Una chica que está sobre su cama o un sofá o silla con un libro en la mano y un café sobre la mesa escuchando baladas en la radio. Posiblemente te sientas identificada, y así es, en algún momento estuvimos en el mismo estado, un fin de semana en el que deseamos estar en casa. Pero no olvidemos otros conceptos de señorita: una chica merodeando por la calle, por la tarde o por la noche con un cigarrillo en la mano y unos audífonos, una chica en una fiesta brindando y festejando quien sabe qué, gritándole a todos que ella hace, lo que siente que debe hacer.

La primera descripción, así como la última, son las de una señorita.

Libros o licor, pueden ser ambas  

Como chicas sabemos que el hecho de coger un libro el fin de semana o en clases es algo placentero y poder escribir una historia también lo es. Debatir ideas y perspectivas de cómo se formó el mundo también es parte de una chica.

Ir a bailar y beber el fin de semana también es parte de algunas de las actividades que desarrollamos con nuestras amigas y amigos. Un Vodka, un Whisky pueden estar en el vocabulario de una señorita y eso no está malo.

Libros o licor, puedo ser ambas

Zapatos altos o zapatos bajos, pueden ser ambas

De acuerdo a la ocasión un chica elige su calzado, el uso de zapatillas o tacones no hace mejor o peor a una chica, cada una elige por qué aunque a veces esa respuesta se vuelve obvia por a ocasión en la que lo usan.

Si vas a subir una montaña o realizar una caminata, lo más seguro es que llevemos zapatos bajos como zapatillas poniendo un ejemplo. Espacios para hacer deporte o salir al campo con amigas, amigos o familia no son ocasiones donde los zapatos altos necesariamente deban tener presencia.

Ir a una cena o reunión de trabajo, una ceremonia importante o una fiesta son ocasiones en las que puedes darlo un buen uso a los tacones que está de más decir que proporcionan elegancia en las mujeres, el acabado y realce que le da a tus pies son sinónimo de “diva”. Imposible no querer usarlos en esos momentos con el estilo que te caracteriza.

Zapatos altos o zapatos bajos, puedo ser ambas 1

Zapatos altos o zapatos bajos, puedo ser ambas 2

Tímida o extrovertida, pueden ser ambas

En aquellos momentos en los que deseamos estar solas y reflexionar de asuntos en lo que con la presencia de compañeros de trabajo, familia o amigos no es difícil concentraros. Hay momentos en los que estamos calladas y pensativas. Preferimos mantenernos en silencio y no llamar la atención por una sencilla razón: porque queremos.

Las mujeres, nosotras, tenemos momentos prolongados o cortos en el que la locura puede más y dejamos salir a nuestro yo interno, una chica social y divertida muchas veces con ganas de bailar y sacarle sonrisas al resto. No podemos estar quietas y no dejamos de hablar sobre anécdotas, bromas y consejos, nos convertimos en: psicólogas de todos.

¿Por qué nos juzgamos?

Pocas personas hablan de esto, pero las “señoritas” también beben y fuman por ratos, bailan toda la noche y al día siguiente pueden iniciar un debate sobre corrupción.

Entonces señoritas, es momento de desprendernos de leyendas urbanas.

Chica que conoces en una fiesta, chica que no vale pena. Para aquellos que mantienen esta postura, suponemos que nunca pensaron que esa chica que está deleitándose con una salsa y que lleva un vodka en la mano también es una universitaria o profesional que salió a despejar su mente o disfrutar de nuevos ambientes. Esa misma chica puede estar en una mecedora leyendo a Neruda. Pero no, estaba en una fiesta. Ese tipo de ideas indirectamente es parte del concepto machista que mansamente se está aceptando.

Una chica debe oler a perfume no a licor. Entiende mujer, no tienes que oler a perfume, debes oler a libertad a aquello que conceptualizas como tuyo y cómo quieres que te vean. Que bebas no es un delito (a menos que crees disturbios) eres libre de elegir con quien deseas salir y como vestir.

Estos dos supuestos han sido difundidos en redes sociales y criticado de igual manera por algunas señoritas que han detectado como estereotipan la imagen de la “niña de casa”.

El varón ha criticado la actitud de algunas mujeres que salen a divertirse o por el vocabulario que manejan (como si él no lo hiciera).

Si estás fuera de casa a altas horas de la noche no eres una chica de tu casa y estás expuesta a peligros que en su mayoría son generados por la paranoia de los abusos sexuales ¿De quién? De un varón, ¿Hacia quién? A mujeres ¿Lo ven? Ahí está el detalle.

Más amigos varones o más amigas mujeres, pueden ser ambas

Normalmente una tiene su grupo de chicas, con las que congeniamos súper bien y compartimos gustos e intereses y con las que normalmente salimos por las calles. Cuando estás mucho tiempo con ellas nadie dice nada, total, es cosa de chicas ¿No?

Las chicas también (ahora sobre todo) tenemos amigos varones con quienes de igual manera pasamos mucho más tiempo y nos hacemos bromas. Las conversaciones pueden ser diferentes obviamente porque tienes la oportunidad de hablar en completa sinceridad con alguien del sexo opuesto y es tu momento de entender la mentalidad masculina. A él o a ellos les tienes plena confianza, son tus confidentes y los puedes presumir frente a las demás sin  problema alguno, le das consejos femeninos y pueden llegar a ser incluso más leales que una amiga.

Puedes ir de un lado a otro con tres, cuatro o cinco amigos y ello no está mal.

Más amigos varones o más amigas mujeres, puedo ser ambas

Fuerte o sensible, puedo ser ambas

Los días complicados o los momentos románticos sacan el lado más sensible de una chica. Ver animales en peligro o regalos en un día especial hace que derramemos algunas lágrimas y transmitamos pensamientos inofensivos.

Cuando llegamos al tope de nuestra paciencia, cuando tenemos que tomar una decisión o nos sentimos tacadas por alguien podemos ser un grueso roble, fuertes y difícilmente podemos romper a llorar.

Podemos sacar las palabras más hirientes y las frases más dulces, y ello no está mal.

Ser chica no implica ser delicada o estar a la defensiva, ser mujer significa ser justamente eso, mujer, que es sinónimo de la mezcla de todas las emociones y actitudes ¿Por qué? Porque podemos y queremos.

Ser fuerte y sensible, puedo ser ambas

También te puede interesar:

¡Quiero un look Indie!

Las mujeres también pueden tomar la iniciativa