No discrimines a las personas, todos somos iguales

Hoy en día la discriminación entre las personas se ha vuelto muy común en el mundo, pareciera que el respeto entre unos a otros se ha perdido por completo, llenándonos de complejos y creyéndonos superiores a los demás. La discriminación se puede dar de diferentes maneras y en diferentes situaciones, las mas comunes y más utilizadas por las personas son por motivos de tonos de piel diferentes, capacidades mentales, nacionalidades, formas de hablar y hasta de vestir. No discrimines a las personas, todos somos iguales.

La discriminación es dañina para el mundo y para las personas, ya que poco a poco va destruyendo los sentimientos y buenas intenciones que uno puede tener. Muchas veces las diferencias económicas hacen que este tema se haga más fuerte, minimizando a las personas y juzgándolas por la condición de vida que llevan, en ocasiones sin conocer las historias que hay detrás de ellos o esa maleta tan pesada que tienen que llevar a diario.

Hagamos del mundo un lugar mejor para vivir, donde prime el respeto y nos solidaricemos con las personas en vez de destruir su moral, recuerda que todos tenemos sentimientos y a nadie le gustaría ser dañado, muchas veces sin motivo alguno. Erradiquemos ese odio de las personas y empecemos a vivir como Dios manda amándonos unos a otros y apoyando al prógimo para que todos podemos superarnos en este mundo que día a día está más terrible.

En esta oportunidad te daremos algunas recomendaciones para que no discrimines a las personas.

No discrimines a las personas, todos somos iguales

Tu piel podrá ser diferente, pero recuerda todos somos iguales


Uno de los motivos más grandes en el mundo para discriminar a las personas es justamente éste, tener tonos de piel diferentes hace que algunas personas saquen lo peor de sí para empezar a destruir a los demás. Estas actitudes, también conocidas como racismo, generan odio entre las personas, hace que se pierda el respeto y que las personas se lastimen, pudiendo evitarlo. Si quieres ser mejor cada día, No discrimines a las personas, todos somos iguales.

Todos los seres humanos en general somo iguales unos a otros, dejémonos de complejos y empecemos a construir un mundo más armonioso y perfecto para vivir. Evitemos decir adjetivos calificativos e hirientes a los demás, no destruyas las personalidades e identidad de las personas, recuerda que todos somos hermosos por naturaleza, cada uno a su forma es especial y así debe ser siempre.

No discrimines a las personas, todos somos iguales

Podemos tener habilidades diferentes, pero recuerda todos somos iguales


Sin lugar a dudas la peor  manera de discriminar es hacerlo con personas que no pueden defenderse, porque simplemente solo llevan amor dentro de sus corazones. En particular admiro mucho estos casos que nos presenta la vida, una manera de aprender y valorar lo más simple de una forma tan sincera y trasparente. He tenido la dicha de tener un primito con estas cualidades y el amor que transmiten y el deseo de superación que tienen en la vida es realmente respetable, no puedo entender cómo puede existir gente en el mundo que atentan contra la moral de las personas, realmente es algo detestable. No discrimines a las personas, todos somos iguales.

Las habilidades no determinan las capacidades de las personas, ten en cuenta que mientras más puro tengas el corazón, mucho mejor persona serás, evita referirte o hablar mal de cualquier persona, enfócate en ti y en crecer con valores que te ayuden a ser mejor dentro de este mundo. Aprende y valora las formas de ser que tienen los demás, no dejes que los complejos de este mundo te destruyan y sé fuerte para reponerte de la crueldad que en ocasiones pueden tener las personas.

No discrimines a las personas, todos somos iguales

Podemos tener nacionalidades diferentes, pero recuerda todos somos iguales


Si hay un problema en el mundo es el de considerarnos superiores unos a otros y esto mayormente se ve más entre países, sobretodo cuando son vecinos, el deseo de sentirnos mejores a los demás podría hacer que tratemos mal a las personas que salen de su zona de confort, buscando una nueva oportunidad saliendo del lugar que los vió nacer. No discrimines a las personas, todos somos iguales.

Antes de hacer esto con las personas, piensa que en algún momento tendrás algún familiar que tenga la necesidad de migrar a otro país en busca de una nueva oportunidad para su vida y lo mal que la pasaría si empieza a ser discriminada por ser extranjera. Se amigable con las personas que tienen ese deseo de triunfar y darle un futuro diferente a sus familias, ayúdales lo más que puedas hasta que logren encontrar una estabilidad, muchas veces un gesto de amabilidad, una bienvenida y un buen trato; pueden cambiarle la vida a estas personas y además de eso haces quedar muy bien a tu país.

No discrimines a las personas, todos somos iguales

Podemos tener mucho dinero, pero recuerda todos somos iguales


Tener mucho dinero no te hace dueño del mundo y mucho menos de las personas, muchas veces se cree que las personas poderosas son más que uno mismo, pero déjame decirte que el dinero no compra la moral de nadie, ni te hace mejor, ya que lo que prima dentro de los corazones de las personas deberían ser los buenos sentimientos y el deseo de ver a tu prógimo triunfar tanto como tu lo has logrado. No discrimines a las personas, todos somos iguales.

No juzgues a las personas por sus costumbres o estilos de vida que puedan tener, ni mucho menos por que tienen menos ingresos que tu , recuerda que el dinero es pasajero, un día lo tenemos y puede que otro no. Debemos aprender a valorar a las personas por lo que son y esa forma extraordinaria en que se esfuerzan por salir adelante. Uno no sabe las realidades que les ha toca do vivir a cada uno, no todos tenemos la misma suerte y no por eso podemos sentirnos menos que los demás, recuerda que lo que vales como persona hará que te recuerden para toda la vida y eso es lo más importante.

¿Y tú ya aprendiste a valorar a las personas?

También puede interesarte:

Sana tus heridas y renueva tus sentimientos.

¿Convivir con la rutina o hacer algo para combatirla?

Recuerdos de una buena niñez.

Para más información como esta visita nuestra página del Facebook.