Si hay algo que a las mujeres nos obsesiona demasiado es lucir un cuerpo perfecto, y es que ¿a quién no le gusta verse bien?. Todo el mundo quiere o anhela lucir bien su ropa. Sin embargo mientras mas caliente se van poniendo los días, menos ropa nos ponemos, revelando más nuestra figura. Durante el invierno es común que las personas se confíen, tal vez comen un poquito más y en consecuencia cogen un poco mas de peso.

Pero en verano es diferente, el buen tiempo hace que forzosamente tengamos que usar menos ropa y por ende mostrar más nuestra figura. en definitiva, es el momento de dar un poco más de atención a nuestros cuerpos para que podamos estar seguros, cómodos y saludables, tal vez incluso vernos mejor.

No importa el momento o la excusa para querer ponerse en forma, tomar la decisión ya es un paso de gigante hacia el bienestar físico y mental. A todas nos gustaría lucir un cuerpo perfecto, delgado, firme y esbelto pero con curvas marcadas. No hay que engañarnos, para conseguirlo vamos a tener que hacer un gran esfuerzo, pero recuerda que todo sacrificio tiene su recompensa y seguramente valdrá la pena cuando podamos ver los primeros resultados, que llegarán y seguramente mucho antes de lo que piensas.

En esta oportunidad te daremos algunos pasos a seguir para mejorar tu cuerpo.

buena actitud

Tener buena actitud


Lo más importante en esta situación es comenzar con tu actitud si quieres ver mejoras en tu cuerpo antes del verano, hay que tener una fuerte voluntad para tener éxito como todo en la vida, si quieres algo tienes que esforzarte. La forma más segura y de mayor éxito para alterar la forma del cuerpo  es mediante la reducción de la ingesta de alimentos y el aumento del nivel de actividad.

Cambiar los hábitos requiere determinación y enfoque los cuales exigen una actitud positiva y auto-motivación. Se dice que si el “porqué” es lo suficientemente grande entonces las acciones seguirán. Por lo tanto, antes de empezar en tu cambio de imagen corporal, cambia tu mente.

Tómate tu tiempo para averiguar porqué quieres hacer los cambios y lo que significaría para que fueras capaz de alcanzar tus mentas. Escribe tus respuestas en una hoja de papel o mejor aún encuentra una imagen que represente “tu gran porqué” entonces ponla en algún lugar donde la veas con frecuencia para que actúe como un recordatorio y motivación. Recuerda si tu mente esta fuerte, entonces es muy probable que tu cuerpo también lo logre.

empieza a moverte

Empieza a moverte


El siguiente paso y no menos importante es empezar a moverse. Si le preguntas a tu cuerpo si puede hacer más de lo que está acostumbrado a hacer, se adaptará rápidamente para dar cabida a las nuevas demandas. Por tanto, si aumentas el nivel de actividad física en tu vida, tu cuerpo tendrá que adaptarse para proporcionarle energía extra, que se obtiene de la grasa que has almacenado.

Trata de realizar alguna actividad que hará bombear tu corazón durante al menos veinte minutos 3- 4 veces a la semana. Esto se puede hacer en el gimnasio, en casa o fuera, con o sin equipo.

Fuera de las sesiones de ejercicio estructurados simplemente para moverse más. Mover el cuerpo mejora la circulación de oxigeno y da lugar a un aumento de energía. Mover también aumenta la absorción de glucosa de los músculos y ayuda a prevenir la acumulación de grasa en exceso. Si pasas mucho tiempo sentado durante el día, tómate un momento cada hora u Hora y media para hacer movimiento. Por ejemplo, de pie y caminar, rodar sus hombros, hacer algunos estiramientos, sentadillas o estocadas.

ejercicios de fuerza

Realizar ejercicios de fuerza


Fortalecer y tonificar los músculos. Músculos sanos y fuertes queman calorías, por lo que mientras más grandes y fuertes sean, quemarán más calorías durante todo el ejercicio como en reposo. Los músculos tonificados no sólo se ven bien, sino que tienen efectos duraderos, a medida que envejece, haciéndolos más resistentes y reduce el riesgo de muerte prematura.

Trata de hacer 8- 12 repeticiones de ejercicios de fuerza / tonificación para sus diferentes grupos de músculos, ya sea en el gimnasio o en casa con equipos esenciales. Si no tienes tiempo para ir al gimnasio o no tienes equipos en casa, puede tonificar con el uso de tu peso corporal. Por ejemplo: hacer ejercicios como flexiones, dips tríceps, sentadillas, planchas y subidas de baldosas / montaña. Te aconsejamos relentizar el ejercicio de la fase de descanso a un cargo de 4,6 u 8. Esto aumentará la intensidad y los músculos trabajarán más duro.

dieta

Realiza una dieta


El penúltimo paso y el más sacrificado para lograr tu físico de verano es asegurarte de que tienes una dieta nutricionalmente equilibrada, que contiene menos calorías de las que necesitas para mantener tu peso corporal. No sólo es importante controlar el número de calorías que consumes por día, también debes centrarte en la calidad de los alimentos que consumes y aumentar la cantidad de proteína en tu dieta.

Una dieta alta en proteínas, que incluye una gran cantidad de verduras, frutas, grasa beneficiosa y otros alimentos sin refinar / transformados en nutrientes, es una forma efectiva de reducir la grasa corporal y lograr la composición corporal óptima. Los alimentos integrales requieren más energía para el cuerpo para digerir y utilizarlos siempre antes que los alimentos procesados.

Una dieta alta en proteínas y carbohidratos de bajo índice glicémico ( es decir, aquellos que no tienen azúcares refinados y grasas saturadas) también logra comer menos calorías. Sostiene la masa muscular magra para una mayor tasa metabólica. La reducción de la ingesta de calorías sin aumentar la cantidad de proteínas en su dieta tiene como consecuencia perder músculo junto con la grasa. Esto significa que la cantidad de calorías que su cuerpo quema en reposo cae en picado. En consecuencia, tan pronto como regrese a comer normalmente la grasa vuelve con mucha rapidez.

Woman portrait breathing deep fresh air on the beach

Tener una buena respiración y concentración


Por último mantener la concentración, pero no el estrés sobre conseguir el cuerpo perfecto. Es mejor concentrarse en lograr  una salud  a 360° que solamente centrarse en un cuerpo perfecto. Los altos niveles de estrés pueden reducir drásticamente la cantidad de hormonas en tu sistema que ayuda para la perdida de grasa y aumentar la recuperación muscular después del entrenamiento.

Una respiración profunda, relajad, la visualización y la meditación también son una buena manera de reducir el estrés, si te llegas a sentir tenso. También puedes planificar  actividades placenteras, agradables con la familia y amigos para mantener el ánimo y pensamientos positivos.

Puede ser que necesites trabajar duro y tener mucha auto-disciplina para lograr un cuerpo en forma, pero la recompensa valdrá la pena.

También puede interesarte:

¿Cómo ser feliz hoy?

Natación, el deporte ideal para todos.

¿Cómo vestir en invierno?