¡Llego Andrés, el que nos friega cada mes!

Cuando llega Andrés, solemos decir ¡Por qué nací mujer!, ¡él debería sufrir los dolores, yo no!, ¿Qué hice para que me duela tanto! Y un sin fin de frases que nos permite desquitarnos cuando tenemos dolores menstruales. Aunque nos enorgullece ser mujeres, esto es demasiado castigo a nuestra bondad y hermosura, como puede ser posible que paguemos solas el precio del dolor menstrual.

Ni a Túpac Amaru le dolió tanto cuando le jalaban de las extremidades, pero hay algo bueno de los dolores menstruales y es que podemos hacernos las victimas para dormir más tiempo, comer más, llorar sin que te pregunten ¿Por qué?, engreírnos cuando mamá está a nuestro lado, eso es lo mejor; que mamá te trate como una niña y te consienta por ese día.

¿Quiénes son regulares y quiénes irregulares?

Regulares

Lo típico de la menstruación regular es que ya sabes la fecha en que te visitara Andrés, así que tienes tiempo para preparar tus misiles, raciones, y ropa para enfrentar la batalla por 4, 5 o 6 días y pelear con el ejército rojo, que al principio destruirá tus sentimientos, te ensuciara la ropa y matara tus ánimos; pero eso solo es una batalla porque la guerra llega cuando termina el periodo y entonces dices: ¡El que ríe último, ríe mejor jajaja!; o sea puedo vestir de blanco.

Irregulares

La menstruación irregular no es tan malo como parece, ya que, Andrés te visitara cualquier día y vendrá sin avisar; a quien no le gusta que la sorprendan con una visita. Lo extraño es que te visita cuando estas en el colegio y justo te toco el curso de educación física y tu ropa deportiva es blanco o que te visite en la oficina cuando justamente ese día te pusiste una hermosa falda blanca o eres enfermera y te toco ir con el uniforme blanco y Andrés llega en el momento indicado.

IRREGULARES

Antes de la llegada de Andrés

Hay tantas cosas que nos pasan a las mujeres, pues somos tan maravillosas que antes que llegue la menstruación, nos ponemos muy hermosas y todas las ropas por más feas que sean nos quedan regios, nuestro cabello brilla más que el sol en su mejor resplandor, nuestras mejillas se ruborizan solas, nuestro ojos comienza a tener un brillo hermoso como cuando te enamoras y nuestra piel es única.Antes de la llegada de Andrés

 

Durante la llegada de Andrés

Cuando Andrés llega estamos en el peor momento porque nos hinchamos tanto que parecemos la peppa pig, nuestro cabello se ve del asco, agonizamos como zombies, ¡tanto así! Ni goku tuvo tantas transformaciones por Dios. Pero lo peor de lo peor es que los dolores menstruales de friegan el día porque no puedes ir a la piscina porque entonces nos dirían Moisés porque convertimos el agua en sangre.

Durante la llegada de Andrés 1

Durante la llegada de Andrés 2

Después de Andrés

Después de la menstruación volvemos a nuestro estado natural tal cual Dios nos creó, pero con mucho ánimo, nos sentimos tan felices que parece que hubiésemos ganado el óscar a la mejor película de guerra. Entonces, nos olvidamos completamente de Andrés y al estilo del chavo lo votamos de nuestra vecindad.

Sé que muchas chicas han sentido momentos de insatisfacción cuando nos viene la regla porque no es un momento grato que digamos porque sentimos demasiados dolores en el pecho, la cintura, las piernas, el vientre, la cabeza, etc. Pero tenemos que comprender que somos tan privilegiadas porque nuestro cuerpo tienen la función de expulsar la mala sangre de nuestro organismo, lo cual lo reemplaza con los nuevos glóbulos rojos que nacen de nuestra medula ósea.

A veces nos quejamos tanto de los dolores menstruales, que con agua de apio, hinojo, muña u otras hierbitas que nuestras abuelitas nos enseñaron podemos combatir  esos dolores menstruales. Sin embargo, por el dolor menstrual que sentimos hasta llegamos a odiar a Andrés.

Pero qué pasaría si Andrés decide no venir más a tu vida por un tiempo y te da una lección. Entonces, sé que lo extrañarías porque en ese momento te pondrías a pensar en los sueños que tenías que cumplir, en aquellos viajes que quisiste hacer, a las fiestas que pudiste asistir sin sentir preocupación, a desarrollar tu profesión hasta el más alto nivel.

Quizá en ese momento desearíamos tanto que Andrés regresara, pero el ya no quiere venir más porque tú te quejabas muchos de los dolores menstruales que te causaba y él se resintió. Pero no debemos molestarnos tanto con Andrés porque él no es tan malo, solo nos molesta un poquito con los dolores menstruales; pero eso es todo. No creo que tenga malas intenciones.

Después de Andrés 3

Después de Andrés

¿Sabías que?

  1. Sabías que tomar jugo de naranja o limón, durante el periodo de menstruación, no corta la sangre; al contrario hace que te venga más sangre de lo normal de lo cual no debes asustarte.
  2. Si durante la menstruación te vienes coágulos de sangre, no te asustes. Ya que, si la sangre esta coagulada es porque estas bien de salud y tienes buenas plaquetas.
  3. Sabías que si eres regular y no te viene la menstruación, no pienses que estas embarazada porque no es el único motivo, sino puede ser porque estas estresada, porque estas teniendo cambios de peso o estás haciendo demasiada dieta.
  4. Si durante la menstruación tienes demasiados dolores menstruales y no te pasan ni con pastillas, debes visitar a tu ginecólogo porque puede ser un problema de quistes.
  5. En el periodo menstrual a algunas de nosotras nos suele aparecer acné, pues no lo reviente porque eso granitos son los que dejan cicatrices muy fuertes en la piel. Así que, mejor déjenlo pasar y desaparecerá solo.
  6. Sabías que si durante la menstruación sueles sangrar más de 12 dias, debes asistir a un ginecólogo porque eso puede ser un problema del endometrio, lo cual es posible que determine tu fertilidad futura.
  7. Por último y no menos importante, no te desquites con tu novio por los dolores menstruales, mejor trata de no encontrarte con él esos días ,porque puedes provocar una ruptura sin querer queriendo.

la seducción con la mirada mujer

También te puede interesar:

Consejos para que luzcas siempre hermosa

Los pedidos del alma son los gritos del alma