Recuerdos de una buena niñez

Recuerdos de una buena niñez son difíciles de olvidar, son momentos que quedarán grabados en nuestra mente para siempre, marcando nuestros corazones con situaciones que quisiéramos repetir todos los días. Ser niño es disfrutar de la vida, es disfrutar cada momento libre de preocupaciones donde lo único que prima es ser feliz en todo tiempo.

Si nos ponemos a pensar, seguramente podrás ver que las mejores anécdotas suceden mediante esta etapa de tu vida, también podrás darte cuenta que es donde más amigos tenías y lo único con lo que soñabas era pasarla bien sin importar como. Durante la niñez experimentamos diferentes cosas, entre ellas el amor de nuestros padres ya que es el tiempo en el cual están más pendiente de nosotros. Otro de los puntos importantes durante la niñez son los lazos y vínculos que formamos con las personas en ocasiones llegando a formar amistades duraderas que a la larga se convierten en los típicos “viejos amigos”.

Recuerdos de una buena niñez es algo que no debes olvidar, ya que serán la primera base de la formación de nuestras personalidades y gracias a ellos podremos tener una identidad a lo largo de nuestras vidas. En esta oportunidad recordaremos algunas situaciones que a menudo nos hicieron felices cuando éramos niños.

Recuerdos de una buena niñez

La primera navidad


Sin lugar a dudas éste es un momento importante para todo niño, no recuerdo con exactitud cuando es que fue mi primera navidad, pero el recuerdo que tengo de ella, es una etapa llena de amor y mucha felicidad. Estamos acostumbrados a ver todos los meses iguales, pero de pronto como por arte de magia existe una parte del año en el cual nuestros días se llenan de colores y luces esperando como una vez me dijo mi madre el nacimiento de Jesús.

La navidad permite compartir un momento agradable en familia, librándonos de rencores y resentimientos, enfocándonos en la paz y el amor que habita en nuestros corazones. Aún puedo recordar ese olor tan peculiar que por primera vez sentí al ver cómo mi mamá ponía todo su empeño por hornear ese pavo tan delicioso que hasta el día de hoy como con tanta felicidad y por si fuera poco gozando de la mejor compañía que es la familia.

No sé si a ustedes les pasa, pero de niño siempre he relacionado la navidad con diversión, ya que me reunía con todos los primos aprovechando en jugar todo lo que podíamos antes de que lleguen las 12, momento en el cual ya teníamos que estar en casa esperando recibirla en familia, para luego tal vez llegar al momento más esperado por un niño, los regalos. Sin duda son Recuerdos de una buena niñez.

Recuerdos de una buena niñez

Los primeros amigos


Recordar a los primeros amigos es volver a esos días donde lo único que primaba en nuestras vidas era divertirnos sin  importar como. Si bien es cierto esta es una de las etapas más felices de mi vida, recuerdo con nostalgia las mil y un travesuras, juegos y secretos que nos unían con la única finalidad de formar una amistad duradera con el paso de los años.

Un amigo es el hermano que nosotros escogemos para nuestras vidas, una persona a la cual consideramos incondicional y que rápidamente llega a formar parte de tu familia, compartiendo momentos inolvidables y generando recuerdos memorables.

No importa el lugar o la forma en que los llegues a conocer, ten la seguridad que estarán siempre en las buenas y las malas volviéndose cómplices de tu vida y deseando siempre tu prosperidad. Los mejores momentos que compartí con mis amigos sin lugar a dudas fueron cuando salíamos a jugar  por el barrio, sin importar cual sea el juego, siempre nos la ingeniábamos para pasar un buen rato. Sin duda son Recuerdos de una buena niñez.

Recuerdos de una buena niñez

Primer día de clases


Tal vez para muchos este no sea un buen recuerdo, pero si analizas con detenimiento tu vida escolar, de seguro aceptarás que es una etapa que a cualquiera le gustaría volver a vivir. Recuerdo con nostalgia y a la vez mucha alegría ese primer día de clases en el cual mi mamá alistaba mi maleta y se esforzaba por mandarme una rica lonchera, la cual moría de ganas por comérmela antes de llegar al colegio.

Lo que más me encantaba del colegio era realizar las tareas y jugar con los rompecabezas y plastilinas, desarrollando mi creatividad que gracias a Dios hasta el día de hoy conservo. La emoción que sentía ese primer día era inexplicable, eran muchas sensaciones juntas, ya que sabía que conocería como bien decía mi mamá a muchos amigos de los cuales muchos de ellos mantendrás tal vez por toda tu vida y déjame decirte que no se equivocó.

Uno de los momentos más esperados en el colegio era la hora del refrigerio, en la cual tocaba socializar con los demás niños y buscar esa diversión que con el pasar de los días se hacia mucho más extrema. Sin duda son Recuerdos de una buena niñez.

Recuerdos de una buena niñez

El cumpleaños


Si hay un día que más hemos disfrutado en nuestra niñez, sin lugar a duda ese ha sido nuestro cumpleaños, un día creado especialmente para nosotros, en el cual somos amos y señores de todo el itinerario ha realizarse. Recuerdo con mucha alegría esos días, ya que mi mamá se encargaba de hacerme sentir muy especial y es que mi mamá me permitía elegir lo que más me gustaría para ese día, empezando desde el desayuno, continuando con el almuerzo y finalizando con elegir el sabor de mi torta y a los amigos que quisiera que me acompañen en este día tan especial.

La verdad nunca me interesaron mucho los regalos que podía recibir, pero lo que si anhelaba con todo mi corazón es que ninguno de mis amigos falte, ya que con ellos la diversión estaba asegurada y yo disfrutaba mucho de eso, compartiendo momentos inolvidables que por siempre llevaré dentro de mi corazón. Sin duda son Recuerdos de una buena niñez.

Nunca borres de tu mente estos recuerdos, ya que son una parte importante que te ayudaron a ser la persona que hoy en día eres, no pierdas tu esencia, ya que esto hará que tengas una personalidad única e irrepetible. Si es posible trata de compartir más momentos con la gente que te ayudo a tener una niñez muy memorable, te aseguro que tendrán muchas cosas que contarte y volverán a revivir recuerdos inolvidables.

También puede interesarte:

¿Cómo saber que algo anda mal en tu relación?

Despeja tu mente

Reglas de convivencia

Para más información como esta visita nuestra página de Facebook.