¿Siempre tengo que ser fuerte?

Desde pequeños nos enseñaron muchas cosas con tal de protegernos en un futuro, entre ellas, siempre nos dijeron que el mundo es un lugar de cambios constantes y que muchas veces se tornará difícil para nosotros, pero también nos dijeron que no deberíamos preocuparnos y que por el contrario deberíamos ser fuertes para poder afrontar nuestra vida en un mundo que nadie tiene nada seguro. Pero ¿Siempre tengo que ser fuerte?

Nos hemos acostumbrado a mostrar fortaleza en diferentes circunstancias de la vida, creando muchas veces una coraza con la cual podamos protegernos de todo lo que venga conforme vamos creciendo, en ocasiones formando una barrera con el mundo exterior que no nos permite expresar nuestros sentimientos tal y como quisiéramos. Entonces nos preguntamos ¿Siempre tengo que ser fuerte?, mostrar fortaleza todo el tiempo puede ser dañino para ti, ya que lo único que estás haciendo es guardar todo lo que sientes, cargando tu vida con un montón de sentimientos que no puedes expresar y créeme en algún momento esto explotara y puede llegar a enfermarte.

Hay ocasiones en las cuales tenemos que ser fuertes y otras en las que no, esto va a depender de la situación y contexto en el que te encuentres, pero déjame decirte algo si tienes que llorar, gritar, reír o estar triste, no lo guardes tienes expresarlo por tu bien. En esta oportunidad te mostraremos algunas circunstancias en las cuales tenemos que ser fuertes y en las que puedes expresar tus sentimientos libremente.

¿Siempre tengo que ser fuerte?

Si descubriste una infidelidad


En casos como éste, ser fuerte no es condicionable, simplemente tienes que serlo, si bien es cierto pasar por una situación así puede llegar a ser un momento muy complicado y triste a la vez, lo primero que puede pasarte es que las lagrimas o la ira se apoderen de tus sentimientos, muchas veces haciéndonos reaccionar de una manera que quizá no queríamos, pero ten calma, respira hondo y sé fuerte para tomar la mejor decisión de tu vida que es alejarte por completo de esa persona que no supo valorarte. Pero ¿Siempre tengo que ser fuerte?

No siempre tienes que ser fuerte, pero en situaciones como éstas sí, ya que ponerte a llorar o estar triste delante de él podría volverte muy vulnerable a las mentiras o excusas que podría decirte, llegando en ocasiones hasta perdonarlo sin importar el daño que recibieron tus sentimientos, sin valorarte ni tener en cuenta que tú eres más importante que cualquier excusa que pueda ponerte.

Se fuerte delante de él, haz respetar tu decisión de no verte más, de no buscarte ni llamarte, haciéndole entender que el error no fue tuyo, por lo tanto no tienes nada más que decir. Si tienes que llorar o estar triste hazlo sola o con una amiga de confianza con la cual puedas sacar todos esos sentimientos que te hacen daño no te guardes lo que sientes y aprende de esta situación.

¿Siempre tengo que ser fuerte?

Si fallece un ser querido


Hay situaciones en la vida, en las cuales por más que quisiéramos, muchas veces no podemos hacer nada para evitar que ocurran, esto se ve claramente cuando perdemos a un ser querido, solo Dios sabe cuándo y cómo una persona nos deja para siempre, sin lugar a dudas en estas situaciones no es necesario que trates de mostrar fortaleza, ya que simplemente sera muy difícil contener las lágrimas o hacer algo para cambiar tu tristeza, más aún si era una persona que significaba mucho para ti o una persona con la cual compartías gran parte de tu vida. Entonces ¿Siempre tengo que ser fuerte?

Como ves, no siempre tenemos que ser fuertes, hay momentos en los cuales todos necesitamos de un abrazo o de alguien que nos consuele diciéndonos que todo estará bien, esto ayudará a que la pena que llevas sea menos pesada. La fortaleza viene después cuando tenemos que empezar a superar este momento, ya que la vida continúa y seguramente esa persona que nos dejó hubiera querido que continuemos con nuestra vida y que seamos mejores personas siempre.

¿Siempre tengo que ser fuerte?

Si tus padres se separan


Muchas veces hay situaciones en las cuales nuestros padres no deberían involucrarnos, pero por cosas de la vida, es inevitable en ocasiones ser parte de eso. Es difícil ver y comprender porqué tus padres pelean o porque en ocasiones no podemos ser una familia normal, como esas que nos muestran en las películas o en los cuentos que solían leernos de noche antes de dormir. Estas situaciones nos llenan de tristeza y con el paso del tiempo van moldeando nuestra personalidad de acuerdo a lo que observamos. Muchas veces después de haber sido partícipes de una situación en la cual papá y mamá expresan sus sentimientos delante de nosotros terminan por decirnos hijito tienes que ser fuerte esto ya va a pasar. Entonces nosotros nos preguntamos ¿Siempre tengo que ser fuerte?.

En situaciones como éstas, por más que tus padres te digan que tienes que ser fuerte, que las cosas pasarán o que no lo volverán a hacer, debes comprender que la fortaleza no necesariamente es ocultar tus sentimientos, muchas veces es más fuerte aquella persona que tiene la capacidad de poder afrontar las situaciones de la vida expresando lo que siente y créeme esto es muy admirable, si tienes que llorar hazlo y si tienes que decir algo no te lo guardes, así como tu escuchaste esa pelea, es necesario que ellos también escuchen lo que tu estás sintiendo y pensando de acuerdo a la edad en que te tocó vivir este proceso.

Recomendaciones:

  • Ser fuerte no significa aguantar todos los pesares de la vida.
  • Ser fuerte no quiere decir que tienes que ocultar tus sentimientos.
  • Hay ocasiones en la vida en las cuales ser fuerte no es condicionable.
  • Siempre podemos buscar apoyo en los demás y créeme eso no te hace débil.
  • Llorar, reír, gritar son emociones que con expresarlas no quiere decir que no eres fuerte, por el contrario muchas veces las personas que tienen la capacidad de expresar lo que sienten son más fuertes que cualquier otra.

Ten en cuenta que la fortaleza no es algo que podemos medir a menos que se trate de una fortaleza física, pero la emocional nos permite afrontar la vida con más seguridad, pero hay ocasiones en las cuales todos necesitaremos de un abrazo y es de grandes reconocer cuando es que lo necesitamos.

También puede interesarte:

No discrimines a las personas, todos somos iguales.

Sana tus heridas y renueva tus sentimientos.

¿Convivir con la rutina o hacer algo para combatirla?

Para más información como ésta visita nuestra página del Facebook.